You are here: Home > 12, 2016, america, amp, Arquitectura, asia, claro, Curiosidades, estados unidos, general, Guía, internet, iOS, Islas, Países, shutter, sita, turismo, viajar, viaje, viajes > Guía: Sobrevivir y pasarlo bien en el Bronx

Guía: Sobrevivir y pasarlo bien en el Bronx

bronx

Como aficionados a los viajes normalmente tenemos conversaciones con nuestros amigos y seres queridos sobre ello. Resolvemos preguntas acerca de dónde viajar, cómo hacerlo, qué hacer… y un largo etcétera de temas. Y algo que nos hemos cansado de decir (así de buen rollo, eso sí) es que el Bronx no es como si nos metiéramos en el infierno. Pero la realidad es que existe un estereotipo muy remarcado sobre lo mucho que peligramos cuando nos encontramos en esta zona de Nueva York. Un estereotipo que nosotros vamos a derribar en cuestión de… no sabemos cuántas palabras nos llevará dejarlo claro. Unas cuantas seguro.

Así que bienvenidos a la guía para sobrevivir y pasarlo bien en el Bronx. Cuando terminéis de leerla os aseguramos que os quedarán muchas ganas de ir en busca de un billete para iros de vacaciones a Estados Unidos y pasar unos días recorriendo el Bronx (no, no nos digáis que no con la cabeza, esperad a terminar de leer al menos).

El zoo del Bronx

Podemos pensar lo que queramos del Bronx, pero hay que quitarse el sombrero con su zoo. Es uno de los más grandes del mundo y el de mayor tamaño de todo Estados Unidos. Así que si estamos pensando en visitar un zoo en nuestro viaje a tierras norteamericanas, este debería ser el del Bronx. La disposición de los animales nos recuerda al estilo que tiene Faunia, puesto que no se trata del típico zoo donde todo está muy delimitado, sino que hay ecosistemas representados de manera realista para que los animales puedan convivir de una forma más similar a la real. Se ubican distintos ambientes y así la experiencia del visitante es más cercana a la que tendrían si viajaran por el mundo viendo animales en distintas regiones.


Tengamos en cuenta, y esto es algo importante, que el zoo se divide entre las zonas que se pueden ver de manera gratuita y aquellas que tienen un coste. No es que las gratuitas estén accesibles para cualquiera, sino que esas solo requieren el pago de la entrada normal. Después para las demás habrá que hacer pagos independientes, por lo que nosotros os recomendamos echar un vistazo a todo lo que hay y elegir con precisión aquello de pago que os puede resultar más atractivo. Eso sí, hay mayor cantidad de zonas gratuitas, así que en ese sentido no nos podemos quejar. Si nos pedís recomendación, pagaríamos por montarnos en el monorraíl y por acceder a la zona de los gorilas en el Congo.

El monorraíl nos lleva a través de lugares donde podremos ver animales que de otra forma no podríamos haber presenciado y se trata de un recorrido muy agradable. Por su lado, la zona de los gorilas dispone de más de 20 ejemplares y es bastante espectacular. Y si rizamos el rizo, no podemos olvidarnos de recomendar JungleWorld, que es lo más parecido a una jungla tropical en interior, donde os esperan multitud de animales y especies curiosas.

El Jardín Botánico de Nueva York

No os sorprendáis, pero este jardín botánico, el que está situado en el Bronx, es el más importante de todo Estados Unidos. ¿Coincidencia? ¿O será que al final vamos a tener razón de lo importante que es esta región del país? El jardín es absolutamente embriagador, disponiendo de 50 jardines diferentes en los que podemos encontrar todo tipo de especies. Si además de las plantas y las flores os gusta la arquitectura, os recomendamos que miréis muy bien las instalaciones, dado que hay algunas piezas muy antiguas que merece la pena ver. Casi 1 millón de personas visita el jardín cada año y en parte lo hacen para beneficiarse de su zona educativa, donde se suelen organizar encuentros con estudiantes. Por otro lado, es frecuente que el jardín disponga de exposiciones temporales.

El estadio de los Yankees

La versión actual del estadio de los Yankees se construyó hace menos de 10 años y se transformó en el estadio más caro en la historia de este tipo de estructuras. Fue un proyecto ambicioso que se ha terminado materializando en un lugar que corta la respiración por lo espectacular que resulta. Dispone de las últimas tecnologías, de zonas de exposición y de unos complementos y facilidades de acceso que llaman mucho la atención. Respetamos que no os guste el béisbol, porque es un deporte que en nuestro país no se juega, pero recomendamos asistir a un partido para disfrutar del ambiente que se respira en el estadio en sus momentos de mayor plenitud. El estadio original se construyó en 1923 y aunque busquéis imágenes en Internet no podréis encontrar el parecido.

Salón de la Fama de Americanos Ilustres

Si conocéis personas que han ido a Nueva York y que dicen haber visitado el Bronx seguro que no os saben decir nada de este lugar. Es muy comprensible, pero frustrante al mismo tiempo, puesto que se trata de un lugar muy interesante. El monumento fue erigido en 1900 de la mano de Stanford White, que seleccionó a los 98 americanos más ilustres hasta entonces y diseñó bustos de bronce que se colocaron a lo largo de un pasillo de columnas. El acceso es gratuito, pero ya sabéis que en este tipo de lugares un donativo siempre es bienvenido. Si dáis entre 2 y 5 dólares ya será suficiente. Entre los bustos veréis los de inventores, artistas y políticos, entre muchos otros.

Museo de las Artes del Bronx

Si el carácter del Bronx es reconocido por su concepto urbano y callejero, podéis imaginar que el museo dedicado a las artes de esta parte de Nueva York también tiene un estilo muy de calle. Su exposición es amplia y concentra multitud de obras, no todas relacionadas directamente con el barrio y también formada por trabajos procedentes de otros países. El propio edificio es una obra de arte, aunque quedaréis encantados con su colección de obras en cuanto crucéis sus puertas. La colección permanente reúne más de 800 trabajos, entre los que hay desde fotografías hasta esculturas o cuadros.

Van Cortlandt Park

Vale, no es Central Park y cada vez hay menos personas que lo suelan visitar, pero es una pena que no se recomiende más la visita a este parque en las guías turísticas. Se trata del tercer parque más grande de Nueva York, disponiendo de casi 5 kilómetros cuadrados y disponiendo de algunos detalles que nos encantan. La entrada, por ejemplo, tiene un toque clásico que nos transmite ideas muy interesantes a la cabeza, mientras que también dispone de un lago con patos y de una zona donde es posible jugar al golf. Es un buen lugar donde practicar otros deportes, puesto que dispone de instalaciones para ello, mientras que también tiene una piscina pública siguiendo una filosofía bastante clásica, de cuando en los grandes parques había piscinas de acceso gratuito.


Dentro del parque nos encontramos la casa museo de Van Cortlandt, que está considerado oficialmente como el edificio más antiguo que queda en el Bronx. Se construyó en el año 1748 por parte de Frederick Van Cortlandt, que la puso en herencia a su hijo cuando falleció. Perteneció a la familia Cortlandt durante más de 140 años hasta que posteriormente fuera vendida al estado, convirtiéndose en un museo en el año 1897.

Pelham Bay Park

Como hablamos de parques, también tenemos que mencionar el Pelham Bay Park. Se fundó en el año 1888 y es el parque más grande toda Nueva York. Para que os hagáis una idea de su tamaño podemos decir que es como tres veces Central Park. Dispone de varias islas conectadas y es un lugar perfecto para explorar y descubrir todo tipo de curiosidades, dado que el espacio es prácticamente interminable. Se mantienen algunas estructuras antiguas y es un buen lugar en general, aunque como decimos, es bueno que nos lo tomemos con calma a la vista de su tamaño.

Casa de Edgar Allan Poe

Si sois aficionados a la literatura seguro que conocéis el nombre de Edgar Allan Poe. Si no lo sois lo más posible es que su nombre también os suene, puesto que es parte del conocimiento popular y lo hemos escuchado mucho en películas y series de televisión. Pues bien, en el Bronx se encuentra la casa en la que vivió. Se cree que la estructura se construyó en 1797 y se trata de conservarla en su estado original como parte del trabajo de preservación que realiza Estados Unidos con algunos de sus hogares más tradicionales. Aunque ha sufrido el golpe de varios gamberros, la casa se mantiene en buen estado y es uno de los incentivos de visita para los seguidores del autor.

Algunos consejos

Visto todo esto sabemos que tenéis más interés en ir al Bronx de lo que habríais imaginado. Pero sí, queremos daros algunos consejos finales. El primero es que seáis conscientes de que estáis haciendo turismo en un lugar real y que no es lo que veis en las películas. A veces hemos visto en la televisión tantas escenas de violencia callejera en el Bronx que nos acabamos pensando que es ficción. Y cuando estemos allí lo que ocurra no será ficción. Eso tenemos que tenerlo claro. También es importante ser consecuentes con las decisiones y cosas que hagamos. No se nos ocurriría ponernos a gritar por la calle mientras corremos y decimos cosas locas. Eso no lo haríamos ni en el Bronx ni en ninguna parte.

Si estáis en el Bronx y os sentís amenazados, os recomendamos meteros a algún establecimiento. Pero seguramente sea cosa de vuestra cabeza. Eso sí, tampoco andéis por las calles a las tantas de la noche, porque una cosa es no complicarse y otra arriesgarse demasiado.

Foto: Bro

nx vía Shutterstock

Guía: Sobrevivir y pasarlo bien en el Bronx es un post de Donde Viajar


Tags: , , , , , , , , , , ,